PRESENTACIÓN DE LIBRO

/, Presentación de libro/Presentación del libro «Amar en tiempos de internet»
Cargando Eventos
Este evento ha pasado.

 

La Sociedad Española de Psicoanálisis (SEP) os invita a la presentación del libro:

«Amar en tiempos de internet» de Martina Burdet.

Amar en tiempos de Internet con su subtítulo gráfico ¿Me am@s o me follow? anuncia rotundamente el contenido de un libro novedoso en distintos niveles. Como su título indica, aborda una problemática actual, pero además es pionero en la materia pues no hay apenas bibliografía sobre el tema desde un enfoque psicológico profundo.  Martina Burdet aborda el tema del amor desde su amplia experiencia clínica como psicoanalista a través de lo que ella llama historias corrientes, es decir desde la perspectiva de la dificultad del amor hoy y del cambio revolucionario que existe al respecto. Verdadero nuevo orden amoroso donde “el otro”  se ha convertido en “algo”  sin cualidad, banal sustituible, intercambiable como si de una mercancía desechable se tratara y donde la conexión sustituye a la relación.

Burdet analiza la nueva realidad de manera rigurosa y atenta no solo a través de la escucha de casos clínicos,  sino también con una mirada abierta sobre ciertos hechos sociales novedosos.

Am@r atravesado por arroba se ofrece como metáfora adecuada para describir estos tiempos nuestros donde el psiquismo y los afectos emergen en un determinado contexto social marcado por unos aparatos que pueden llegar a ser prolongación humana si se quiere, por la aceleración del tiempo, por la inmediatez de los contactos, por la excitación sin tregua, una cierta pornografización de la sexualidad, formas distorsionadas de amor que se desarrollan cuando la máquina en sí misma, los robots, devienen objetos de amor. La fractura cada vez más acentuada entre sentimientos amorosos y sexo desemboca sobre el sexo duro o sobre el sexo a secas como proeza son los ejes del análisis. Desde donde con arranque, con profundidad y rigor, Burdet va mostrando como paulatinamente Eros se va muriendo en cuanto que, Narciso definido como amor a sí mismo, resucita y canta a pleno pulmón.

Vivimos en era del selfie, del ser visto o morir y de la búsqueda de like como preferencia amorosa. Mientras la otra persona del intercambio amoroso va dejando de importar en cuanto que ser dotado de cualidades propias y diferentes de las de uno mismo, se da prioridad al deseo propio de mirar como uno desea, como a uno le miran. Los likes han devenido la nueva moneda amorosa en un mundo cada vez más teñido de exhibicionismo y de voyeurismo. Los likes producen que uno se venga arriba de inmediato o caiga en depresión con la misma velocidad como si de un valor bursátil se tratara. El ser humano actual  desea  recolectar likes y se burla de los medios para obtenerlos y por supuesto de la calidad  para sentirse ¿admirado, famoso, importante, existir?

Emulando el aliento proveniente de la Silicon Valley, uno hoy tiene que crearse a sí mismo como famoso y ser su propio héroe. Uno ha de devenir el creador de sí mismo a cualquier precio: pérdida de la intimidad, exhibición de la propia patología, de lo que no hace tanto se solía esconder. Pero ahora, además, se paga muy bien por un trasero en un programa de telerrealidad, por la narración de un amor sadomasoquista en detalle, por la exhibición sexual, que solo necesita de una webcam.

Es la era del acceso a la pornografía libre que precisamente constituye la muerte de amor entendido como conjunto de afecto y de sexualidad.

Es la era de la cantidad, de las grandes cantidades de datos analizados por poderosos algoritmos que nos proponen on line personas supuestamente afines, absolutamente sustituibles las unas a las otras.

Las nuevas herramientas a nuestro alcance pueden, en un momento determinado, servir de self help de auto ayuda, pero obturan los duelos. Ya no importa el dolor de la ruptura.  Perdido uno, pueden aparecer miles a distancia de clic.

Las nuevas herramientas brindan la falsa ilusión de poder conseguir los también nuevos ideales en boga: eterna juventud, eterna belleza, exhibición de poder, felicidad a gogo y que se vea. Se nos propone incluso el gadget, unos sofisticados robots inteligentes con textura próxima a lo humano como nuevos objetos del mercado amoroso. Parece que el ideal Faustiano fuera posible: eternidad, placer sin tregua y que se vea.

La autora hace un análisis crítico negativo, dentro del marco de las relaciones amorosas, de la negación de lo que precisamente define la esencia del ser humano, y ello a través de un mal uso de herramientas por otro lado fascinantes: el ser mortal por definición, imperfecto por supuesto y frágil desde su nacimiento. No sin ironía se pregunta Burdet si hay que inventar nuevas aplicaciones para poder reaprender a soportar la frustración, el silencio necesario para el pensamiento y la realidad de que todo tiene límite y es finito.

“El ser humano de hoy parece renegar de su condición (…) Ningún psiquismo podría construirse con un pecho en la boca día y noche. Pero se puede tener y estar agarrado del “pecho internet” para excitarse, calmarse, no deprimirse o sentirse poderoso todo el día, o casi”.

La tecnología alimenta la fantasía de poder tener un pecho en la boca de continuo y no sentir hambre jamás. Un pecho en la boca… siempre que se desea equivale precisamente a la muerte del deseo, de la fantasía y del pensamiento.

En este contexto se entiende que la melancolía, las grandes depresiones y las adicciones florecen y vengan a desvelar a aquello que no se elabora, que no logra pasar porque nada se puede elaborar en semejante contexto de lleno, pleno sin tregua, o de ausencia, de vacío, lo cual es lo mismo”.

Burdet invita a pensar nuestro mundo. En definitiva, un libro que merece ser leido por los ejemplos y temas de gran interés y la absoluta actualidad que brinda. Un libro que sin sacrificar la profundidad también se quiere al alcance de cualquier lector deseoso de entender su mundo.

Martina Burdet describe con maestría la vertiente del cambio social  y el cambio  de nuestro mundo afectivo.