El pasado 18 de marzo de 2021 tuvo lugar una sesión científica abierta bajo el título de “La contratransferencia como única herramienta cuando no pueden haber palabras” a cargo de Glòria Callicó (doctora en psicología, psicóloga clínica y miembro de la SEP). El punto de partida era que todos los que trabajamos con niños nos hemos encontrado alguna vez con algún paciente que no habla o habla muy poco, pero no es tan frecuente encontrarnos con un niño que no soporte tampoco que le hablamos.

 

Gloria Callicó presentó el caso clínico de una niña de ocho años en el cual fue clave utilizar el dibujo como medio de expresión en la sesión y la contratransferencia como medio de comprensión. A través de la contratransferencia se pudo entender que el silencio de la niña obedecía a que no soportaba la diferenciación entre ella y el otro. Durante la mayor parte del tratamiento, la psicoanalista se vio obligada a pasar prácticamente imperceptible y a no poder verbalizar lo que estaba entendiendo ya que la niña no lo soportaba. Poco a poco, a través del material creativo muy rico y expresivo, y a través de la necesidad que surgía de que este material elaborado pudiera ser preservado debido a su fragilidad y vulnerabilidad, se pudo entender contratransferencialmente que eso era lo mismo que estaba ocurriendo en la relación.

La niña estaba pidiendo un continente a su medida, una adaptación perfecta a sus necesidades que tenía que provenir desde el otro. Teorías como el objeto transicional y el estado de ilusión y desilusión de Winnicott, así como el concepto de bidimesionalidad de Meltzer y Bick, ayudaron a la comprensión del caso. En la sesión se subrayó también la importancia de que cada analista encuentre una distancia adecuada en el espacio terapéutico para cada paciente. También se remarcó que la comprensión del paciente, aunque no se pueda verbalizar como en el caso de esta niña, se puede transmitir a través de la actitud de contención del psicoanalista. Al final de la sesión el público intervino con numerosas preguntas sobre la importancia de la comunicación no verbal, el diagnóstico, la intervención con los padres y la evolución de la paciente.