nens escola

Por Ángela Pérez Rasero

 

En 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 24 de enero como el Día Internacional de la Educación. No debemos olvidar que el derecho a la educación está contemplado en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental”.

La Asamblea General de las Naciones Unidas también adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, del planeta y de la prosperidad, que tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. En ella se reconoció la educación como elemento esencial. En concreto, el objetivo número 4 dice: “Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos”.

El lema de esta tercera edición del Día Internacional de la Educación es “Recuperar y revitalizar la educación para la generación Covid-19“. La pandemia provocó la interrupción mundial del aprendizaje y, en el 2021, unos 1.000 millones de estudiantes siguen viéndose afectados, provocando una pérdida evidente de aprendizaje, abandono de la educación y también aislamiento social.

La UNESCO (una organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) destaca la importancia de “construir la paz en la mente de los hombres y las mujeres”. Desde la Sociedad Española de Psicoanálisis, como profesionales de la salud mental, nos sumamos a esta celebración, destacando la importancia de la educación en el desarrollo integral de las personas. Con la pandemia como escenario global, creemos que se ha puesto de manifiesto la importancia de ofrecer las herramientas necesarias para formar a niños, niñas, adolescentes y adultos como miembros de sociedades resilientes.

Para lograr este objetivo es fundamental trabajar la educación emocional desde dentro de los centros educativos, dotándolos de los recursos profesionales necesarios para la formación no solo de los alumnos, sino apoyando también a padres y profesores en su labor diaria. Únicamente de esta manera se podrá ofrecer una “educación inclusiva y equitativa para que todas las personas tengan la posibilidad de adquirir los conocimientos y las aptitudes necesarias para poder participar plenamente en la sociedad y contribuir al desarrollo sostenible”.

Enllaços:

https://www.un.org/es/observances/education-day

https://es.unesco.org/commemorations/educationday