Por Antònia Grimalt

La semana del 21 al 25 de septiembre, la psicoanalista de la SEP Antònia Grimalt presentó el trabajo “Observing, containing, transforming: Some thoughts about interpretation in child analysis” en el Han Groen Prakken Psychoanalytic Institute for Eastern Europe de Montenegro. El trabajo se centra en los niveles primitivos de construcción de la experiencia y se basa en la formulación de la relación continente/contenido como unidad relacional básica por la transformación y las repercusiones técnicas que representa en el trabajo de interpretación en análisis de niños.

La naturaleza e interpretación en análisis de niños y la explicación de su función facilitadora del desarrollo han sido temas de discusión en todos los ámbitos psicoanalíticos. Anna Freud (1965) observó que un aspecto significativo de la función interpretativa en los niños pequeños era la verbalización de experiencias hasta entonces no verbalizadas. No se trataba tanto de llevar a la conciencia el material reprimido por medio de la interpretación, sino de formular en palabras el material preverbal que nunca antes había formado parte del Yo organizado y así llevarlo al ámbito del Yo. De este modo, fue ella quién introdujo la idea de una perspectiva adicional al aspecto mutativo de la interpretación en el análisis de niños.

La experiencia emocional se encuentra en el núcleo de desarrollo con los respectivos componentes instintivos concebidos por Bion como tropismos hacia el objeto, que evolucionan hacia el desarrollo de vínculos emocionales. En los niveles primitivos de construcción de la experiencia se destaca la dialéctica entre sentir y pensar emociones o liberarse, evacuando la experiencia emocional. El área de indiferenciación primitiva plantea la necesidad de contener emociones para transformarlas y procesarlas mentalmente.

Estos aspectos no verbales presimbólicos, en general considerados fuera del ámbito de la experiencia psíquica, forman parte del concepto de sistema Protomental (Bion) como un ámbito donde entidades mentales y físicas no están diferenciadas y, por lo tanto, la expresión emocional está indiferenciada. De aquí parten los procesos subsimbólicos de interacción primaria y las experiencias presimbólicas y protocontenedoras.

Desde esta perspectiva, el significado no representa algo reprimido a descubrir, sino que apunta a un proceso de co-construcción con el paciente. La interacción en análisis se concibe entonces como un proceso onírico conjunto. La interpretación abandona su papel clásico relativo a la traducción del significado reprimido y se convierte en una herramienta para construir un continente mental y una función transformativa.

A causa de la pandemia, todas las actividades que se organizaron esa semana en el Han Groen Prakken Psychoanalytic Institute for Eastern Europe se realizaron por Zoom. A pesar de las pobres expectativas que los organizadores tenían en este sistema telemático obligatorio, se produjo una creativa y fructífera participación de candidatos y analistas.