El pasado 15 de octubre, Assumpció Luengo (miembro titular de la SEP) presentó la sesión científica correspondiente a los terceros jueves de cada mes. En esta ocasión, debido a la emergencia sanitaria en que nos encontramos, la sesión se realizó online.

El título de su trabajo Lo que la fobia esconde pretende comunicar que, más allá de cada fobia, nos encontramos con los aspectos psicóticos de la personalidad del paciente, constituyéndose la fobia como un mecanismo protector ante la posible emergencia de estos núcleos psicóticos. Además, como consecuencia de estos núcleos psicóticos, el proceso evolutivo puede quedar seriamente comprometido.

El trabajo está estructurado en dos partes y parte de la clínica para ir hacia la teoría. La ilustración clínica muestra la historia y el proceso de tratamiento de una paciente severamente afectada de agorafobia y, puntualmente, también de claustrofobia. Después de dos años y medio de permanecer de baja laboral, la paciente pudo volver a trabajar, aunque manteniendo un equilibrio psíquico precario. La parte teórica se ha centrado, fundamentalmente, en la función del mecanismo de disociación y el rol de las fantasías de fusión en las fobias en general y, particularmente, en la dimensión claustro-agorafóbica.

A modo de conclusión, se comentó que, tanto la claustrofobia como la agorafobia son dos entidades que muestran de forma dramática una disociación perfecta en los pacientes que sufren de alguna de ellas y cómo el síntoma (la fobia) se estructura para evitar el fracaso de esta disociación, para asegurarla y recrearla si fuera necesario. Respecto a las fantasías de fusión, el paciente busca eludir la frustración que introduce el principio de realidad, el cual proclama que la fusión es una mera ficción, un anhelo imposible, pretendiendo sostener la permanencia del objeto primordial.

No podemos eludir las dificultades que conlleva hacer una presentación a través de una pantalla, mucho más si el trabajo contiene material clínico por las evidentes cuestiones de confidencialidad. Aún así, el evento discurrió fluidamente y los asistentes se animaron a hacer preguntas sobre algunos conceptos novedosos que la autora había propuesto en su trabajo. Por ejemplo, tipos de ansiedades que intervienen en la claustro-agorafobia, “ser umbilical”, etc.