El pasado 21 de mayo de 2020 tuvo lugar la primera sesión científica de la SEP tras el estado de alarma, bajo el título de “Gestando un diálogo con las neurociencias y el psicoanálisis en relación al embarazo y la maternidad”. El interés por la neurociencia está en auge dentro del psicoanálisis actual. El trabajo que Erika Barba, Francesca Spanó y Llúcia Viloca presentaron tuvo una gran acogida en el último congreso de la Asociación Psicoanalítica Internacional celebrado en Londres en 2019.  La Dra. Erika Barba ha publicado sobre este tema en revistas como Nature Neuroscience, Human Brain Mapping y Psychoneuroendocrinology, entre otras.

Observar los correlatos que se establecen entre los cambios en la estructura cerebral de la madre y sus posibilidades de sintonizar y conectar con su bebé es un campo que abre multitud de conexiones entre el pensamiento psicoanalítico y las neurociencias. Durante años, los analistas han descrito la necesidad básica de establecer una vinculación mamá/bebé que genere enlaces para poder continuar el desarrollo del bebé. Se ha hablado de lo traumático y lesivo de no encontrar un contenedor y acogedor adulto que pueda pensar y sintonizar profundamente con el bebé.

Con los actuales hallazgos que nos brindan las nuevas tecnologías (mediante recopilación de datos a través de la neuroimagen) se puede observar material físico que, con anterioridad, no era posible. Observar los cambios que tienen lugar en el cerebro de la madre embarazada nos ayuda a entender el profundo anclaje que tienen todos estos procesos. Durante el embarazo y el postparto, se generan unos cambios en la arquitectura cerebral de la madre que perduran durante años.

A lo largo de la presentación, la Dra. Erika Barba fue exponiendo los hallazgos neurológicos, que resultaron fascinantes y complejos al mismo tiempo para transmitirlos en esta breve reseña. Asimismo, la Sra. Francesca Spanó nos acercó el pensamiento de grandes analistas de la historia que han ido narrando sus ideas acerca de este proceso de vinculación mamá/bebé, fruto de las observaciones que realizaban. Una de las citas fue de Bion en 1992, donde nos dice: “Así como es necesario un pecho o su equivalente para nutrir la vida del bebé, también es necesario que exista un equivalente mental, el pecho primitivo, para nutrir la vida mental.”

La Dra. Llúcia Viloca, analista experimentada y con una larga trayectoria, fue una figura de apoyo y de aliento para el grupo y así lo dejó ver en su intervención. Tras la presentación se pasó al turno de preguntas de los asistentes. Hubo multitud de ellas y se intentó responder a todas. La presentación dio paso a inquietudes acerca de los posibles cambios cerebrales en el padre, la maternidad de las madres que no desarrollan el embarazo, la vulnerabilidad de la salud mental de la madre, etc. La asistencia al webinar fue masiva y hubo muchas personas que no pudieron inscribirse. Esto ha dejado abierta la posibilidad de repetir esta presentación.

 

Silvia García de la Vega