Por Begoña Vázquez Lejárcegui

De derecha a izquierda: Pilar Tardio y Lourdes Farañás.

El pasado 9 de noviembre se celebraron en el CCCB de Barcelona las XXXIV Jornadas de la Revista Catalana de Psicoanálisis que este año tenían como tema central la Epigenética. La presentación del acto fue a cargo de la Dra. Pilar Tardio (presidenta de la comisión organizadora), la Sra. Asunción Luengo (vicepresidenta de la SEP) y la Sra. Dolors Cos en representación de la Revista Catalana de Psicoanálisis. Las tres pusieron énfasis en el interés del psicoanálisis para dialogar con las otras ciencias humanas y compartir la actualidad de las investigaciones que se están llevando a cabo, tanto desde el campo psicoanalítico como el de las neurociencias y de la epigenética.

 

La Dra. Maria Teresa Miró (profesora titular de la Facultad de Psicología de la UB y psicoanalista con funciones didácticas de la SEP-IPA) presentó una ponencia titulada “¿Somos lo que está escrito en nuestros genes?” Este trabajo permitió revisar brevemente las relaciones de confluencia y divergencia entre el psicoanálisis, la genética y la epigenética a lo largo de los años. La presentación acabó mostrando dos investigaciones lideradas por psicoanalistas donde se hace evidente la importancia de las interacciones tempranas entre padres y niños en el desarrollo a corto y largo plazo del niño. El debate posterior permitió la discusión sobre si es posible el diálogo entre ciencias con métodos de investigación diferentes, enfatizando el método científico propio del psicoanálisis y la posibilidad de que acercarnos a otras ciencias no comporte un abandono de nuestro propio método.

De derecha a izquierda: Jordi Artigue, Pilar Tardio y Lourdes Farañás.

Después de una breve pausa, la Dra. Fañanás (catedrática de la UB e investigadora principal del Instituto de Biomedicina de la UB y del CIBERSAM) presentó su ponencia “El maltrato infantil en el trastorno mental infantil y juvenil y cambios epigenéticos“. Reflexionó sobre varias investigaciones donde la negligencia física y emocional, junto con el abuso psicológico, físico y sexual, tiene efectos neurobiológicos y genera cambios epigenéticos que están asociados a futuras consecuencias psicopatológicas en el niño que los ha sufrido. Numerosos asistentes pidieron a la ponente que ampliase algunos de los temas presentados, demostrando el interés de la sala para conocer este campo de estudio y, tal como ya había destacado la Dra. Miró durante su ponencia, tomar más conciencia del valor del ambiente en las relaciones afectivas, en los vínculos tempranos y la necesidad del trabajo psicoanalítico desde la perspectiva de la prevención, llevando los conocimientos adquiridos más allá de las consultas clínicas para atender de manera precoz y evitar perturbaciones del desarrollo a partir de una crianza temprana adecuada. La última palabra la tomó la Dra. Fañanás para desearnos a todos que la vida nos trate bien para poder cuidar a nuestros pacientes.