Por Pilar Tardio Abizanda

El pasado 5 de octubre tuvo lugar en Barcelona la VI Jornada Ibérica Teórico-Clínica de Psicoanálisis organizada por la SEP bajo el tema “El sentimiento de culpa en la clínica psicoanalítica“. La presentación del evento corrió a cargo de las presidencias de las sociedades participantes: Mª del Valle Laguna (SEP), Teresa Olmos (APM), Rui Aragao Oliveira (SPP) y Fátima Sequeira (NPP). La jornada estuvo estructurada en comunicaciones teóricas a lo largo de la mañana y sesiones clínicas por la tarde, si bien esta segunda vertiente estuvo muy presente en todas las presentaciones.

En la primera conferencia, titulada “Notas sobre la culpa en el psicoanalista”, José Abreu-Afonso (SPP) relató su experiencia analítica con una paciente que desarrolló una transferencia psicótica durante la mayor parte del proceso terapéutico. Los sentimientos de culpa fueron analizados desde la vivencia contratransferencial del analista ante los impactantes ataques destructivos de la paciente. La finalización del tratamiento tuvo lugar al cabo de varios años y estuvo acordada por ambas partes para cambiar de analista. Esta decisión marcaba una nueva etapa en la trayectoria de la paciente, con cambios importantes en su vida personal, sentimental y laboral.

A continuación, Gerardo Fraguas (APM) presentó “Sentimiento de culpa. Transmisión generacional”, donde abordó una modalidad particular de la culpa en la que: “La culpa, ya sea consciente o inconsciente, es sentida y sufrida por una persona, pero el hecho que la provoca pertenece a sus antepasados, concretamente a sus padres”. Este salto generacional en la resolución de la elaboración del impacto psíquico se inserta en quién lo asume como un “cuerpo extraño” sin simbolizar ni metabolizar. Tras la introducción teórica, dos viñetas clínicas ilustraron el conflicto y el trastorno psíquico que genera el sentimiento de culpa intergeneracional. El debate posterior de ambas presentaciones fue moderado por Ana Ferrer (SEP).

Joana Mª Tous (SEP) presentó una interesante revisión histórica del sentimiento de culpa a través de diferentes autores, Freud, Klein, postkleinianos, Winnicott, Fairbairn, Kohut etc. En su exposición, titulada “La culpa en la patología del conflicto y en la del déficit”, desarrolló la experiencia del sentimiento de culpa desde la perspectiva de psicopatologías diferentes, según predomine el déficit o el conflicto, y cómo esto se manifiesta en la sesión de análisis. Dos viñetas clínicas ilustraron la presentación teórica con una claridad meridiana. También la discusión con el público asistente dio lugar a aportaciones y matizaciones muy enriquecedoras

Luego fue el turno de Fátima Sequeira (NPP) que, en la misma línea, elaboró “Culpa e ideal en el horizonte de la ilusión”. La autora planteó la expresión de la culpa, su manejo con defensas más evolucionadas o más arcaicas, y sus repercusiones en la vida mental en función de las vicisitudes de los duelos primitivos y conflictos edípicos. Dos casos de análisis mostraron el proceso del despertar o del nacer a la vida psíquica, permitiendo al self salir del letargo mortífero en que estaba atrapado. La discusión posterior fue moderada por Ángeles Reviriego (APM).

Por la tarde, Marisa Vidaina (APM) y Corina Fernández (SPP) presentaron sus respectivos casos de análisis. La sensibilidad de las analistas y la claridad de las exposiciones fueron brillantes en su propio estilo. El caso de Marisa Vidaina provenía de una historia familiar desestructurada, disfuncional y con muchas carencias, que llegó a través de CACI (la clínica de la APM). La evolución y crecimiento psíquico de la paciente durante el proceso analítico fue una experiencia emotiva que agradecemos que compartiese con todos nosotros. El caso de Corina Fernández, la última presentación de la jornada, tuvo el poder de generar un gran interés tanto por el contenido como por la forma en que lo presentó, sobre todo por la dimensión poética del relato de una paciente que pudo despertar a la vida amorosa en la etapa tardía de la vida al abandonar, en parte, sus rígidas defensas narcisistas. Antonia Llairó (SEP) y Raquel Ferreira (NPP) moderaron respectivamente cada debate.