El pasado jueves 2 de mayo tuvo lugar en la sede de la SEP la presentación del libro “Amar en tiempos de Internet” con la participación de la autora Martina Burdet (APM). Ana Ferrer (SEP) hizo la presentación del acto y Assumpció Luengo (SEP) hizo de moderadora.

Internet y las nuevas tecnologías de la comunicación suponen un tsunami, con unos verdaderos cambios paradigmáticos que nos atrapan y que apenas nos dejan tiempo para reflexionar. El libro de Martina Burdet intenta pensar la articulación entre el cambio social y el amor como sí de una mercancía se tratara, postulando a través de sus páginas un nuevo orden amoroso donde la manera tradicional de relacionarnos afectivamente se ha convertido en una cosa sin calidad, banal e insustituible.

La autora articula su reflexión y genera las diversas preguntas alrededor del am@r atravesado por una @ como metáfora de la integración de la cultura digital en los sentimientos. Eros va muriendo lentamente al mismo tiempo que la gente prefiere encarar el amor mediante la búsqueda de seguidores (followers): “Narciso canta a pleno pulmón en la era del selfie, donde los likes se han convertido en la nueva moneda amorosa”.

Ante esta situación, ¿cómo tienen que responder el psicoanálisis y el psicoanalista? ¿Hay esperanza en general y, más concretamente, en el psicoanálisis cuando esta disciplina promueve una visión opuesta al discurso del postmodernismo? ¿Qué ha sucedido, desde un punto de vista psicosocial, para que las personas estén evitando crear vínculos íntimos?

La autora cree que el psicoanalista tendrá que seguir intentando escuchar, comprender y brindar su ayuda al paciente porque, en la mayoría de casos, bajo un desmesurado amor hacia sí mismo, encubre una verdadera falta de amor. Un vacío inmenso que trata de negar o de enmascarar queriéndose, conectándose vía Internet y buscando el placer inmediato. Martina Burdet concluye: “El hombre actual sólo intenta salvarse de este vacío existencial, de esta verdadera carencia de identidad y de autoestima promovida por una infancia huérfana de afecto y de compañía parental”.