Por Anna Romera Pérez

Durante la Ceremonia de Inauguración IPSO, dentro del 5º Congreso de la Asociación Psicoanalítica Internacional que tuvo lugar en Buenos Aires del 25 al 29 de Julio, se entregaron los premios IPSO de Escritura 2017. En este marco reconocieron con el galardón correspondiente a Europa mi trabajo titulado “La intimidad generativa en la sesión analítica”.

 

En esta comunicación contemplo la emergencia de un área y una posición de intimidad, entendida como espacio psicológico. Área desde la cual poder pensar y generar experiencia. Lugar genuino en el interior de la persona que permitiría adoptar una posición de  contacto consigo misma, sin confundirlo con el tabú o el secreto, en el que también se tiene en cuenta la alteridad. A mi entender, la función de rêverie y la interpretación son herramientas valiosas de la técnica psicoanalítica que, poco a poco y de forma conjunta, pueden ir logrando la construcción de dicho espacio. Así, del caos sensorial y del malestar, a través de la rêverie o relación emocional de contención, alimentación y desintoxicación, se puede ir adquiriendo un sentido que se refleje en forma de estados mentales y pensamientos adecuados para ser contenidos y pensados tras un largo proceso de identificación.

Es así como concibo que los pacientes se pueden identificar con el tolerar la espera e ir interiorizando la capacidad de pensar sobre uno mismo. A su vez, la interpretación ayuda a distinguir las modalidades del conflicto defensivo del paciente y apunta al deseo de toda producción inconsciente en cuanto a contraste y límite diferenciador. La idea es que ambos recursos son complementarios y estructurantes, ayudando a generar vínculos dentro del paciente que, mediante un proceso de diferenciación e individuación, van delimitando un aparato psíquico que permita diferenciar entre el adentro y el afuera. Esto favorece la contención de las propias experiencias y pensamientos, a la vez que los vivencia y piensa. Un aparato para pensar los pensamientos, que permite que esta área de privacidad se convierta en algo dinámico, coloreada con las características vitales de ser y existir, de estar desarrollando un sentido de la identidad, de mismidad.

Colaborar en un congreso internacional de psicoanálisis ha sido una experiencia emocional e intelectual, de descubrimiento y de gran satisfacción. Esto refuerza el sentimiento de pertenencia, de cohesión y de solidaridad grupal. Algo muy necesario que favorece identificaciones, a la vez que permite entrar en contacto e intercambiar opiniones con personas de culturas y formas de pensar diferentes.